¡Voy por la ciudad!

cropped-cropped-allc3a1enlaciudad1.png

Suena el despertador. Se levanta, lo mira y vuelve a poner la cabeza sobre la almohada, se incorpora más sobre las cobijas. Diez minutos después está en el baño, tomando una ducha y terminándose de arreglar para salir. Salir a desayunar, claro. Aún muchos conservan esa vieja costumbre de tomar la primera comida en casa, al menos en Ibagué. No importa la hora de salida. Digamos que básicamente esa puede ser la rutina de miles de personas promedio, antes de salir de casa.

Después, en el camino sea en carro, bus, taxi o bicicleta, piensa en lo mucho o poco que tiene que hacer durante el día, en la oficina, universidad, escuela, vueltas de banco, etc. Siempre alguna cosa que hacer, de esas obligaciones que demandan nuestras sociedades contemporáneas.

Pero ¿Qué tal si esa cosa por hacer es salir a buscar ‘monitas’ de chocolatina Jet, ir hasta la fábrica para intercambiar empaques, salir a buscar un restaurante vegetariano, dar una vuelta por la ciudad para no olvidar sus calles? Sí, eso pasa en Ibagué. Eso es exactamente lo que hacen estos personajes anónimos, ‘los nadies, los ninguneados’ (diría Eduardo Galeano), van por la ciudad, resolviendo sus preocupaciones, sus asuntos que realmente no parecieran ser eso.

Quién podría llegar a pensar que pasarse el día buscando o intercambiando ‘monitas’ del Album Jet, es la máxima preocupación de un ciudadano. O que salir a encontrar una pizza vegetariana, en un sitio doméstico de comidas rápidas, es el asunto más importante para resolver durante el día. La verdad, me sorprendí.

Por un momento, decidí parar mi rutina diaria para examinar la ciudad desde ese tipo de anonimato. Historias que van por las calles, que tienen nombre propio, personajes de ciudad que mueren, de quienes difícilmente nos enteramos al final de su y nuestra existencia.

De estas historias les queremos hablar, dos comunicadores y un sociólogo periodista, un colectivo – Blogópolis – de cuatro periodistas más, que desde nuestro quehacer, algún día nos preguntamos por ellos, ‘los nadies’ de los que ningún medio habla y pocas personas les prestamos atención. Ellos van por nuestras ciudades, sin muchos planes (al parecer) pero que en su cotidianidad logran hacer muchas más cosas que una persona del común. Son en si mismos, el relato de esa otra ciudad llena de historias de vida, sorprendentes, particulares y poco conocidas. Ellos, desde mi punto de vista, son la ciudad.

¡Pronto les contaremos más sobre estos personajes!