Conciencia ambiental en la “Eskina del Barrio”

Un grupo de jóvenes, pintando el piso, quieren generar conciencia ambiental entre la ciudadanía.

DSC_0173

En la alcantarilla, justo encima de ella, Camilo Navarro pintaba con aerosoles un monstro. Sí, un monstro verde. No come galletas, sino come basura. Su alimento, todos los desperdicios que los ciudadanos arrojan en las calles.

Así como éste, en la ciudad otros 60 grafitis fueron pintados por un grupo de 7 jóvenes, pertenecientes a la organización “La Eskina del Barrio”.

Según expresó Camilo, “la idea es concientizar a la comunidad al respecto de las alcantarillas y colectores de aguas lluvias, pues vemos que la mayoría se encuentran tapados por residuos, escombros y basuras”.

La Oficina de Juventudes de Ibagué, cuenta con un programa llamado ‘EcoJoven’, que tiene como objetivo hacer un llamado ambiental a los Ibaguereños para que no sigan arrojando basuras, “pues se viene la ola invernal y la idea es evitar que las alcantarillas se tapen”, manifestó Oscar Ramírez funcionario de la Alcaldía, coordinador del proyecto.

Si va por la calle, no se extrañe de ver mensajes como “te cambio naturaleza por basura”, “no contamine”. El proyecto consiste en pintar en diferentes zonas de la ciudad, grafitis que lleven a la ciudadanía un claro mensaje ambiental de una manera diferente, que ayude también a “hacer el entorno más agradable para los transeúntes”.

Esteban Rojas, grafitero, dice que el mensaje más allá del dibujo también es mostrarle a la ciudad que por medio de este arte urbano, se pueden construir iniciativas que le aporten a la cultura ciudadana. “Aunque se ha señalado mucho, con esta iniciativa se demuestra que se puede hacer una galería de arte urbano en a la ciudad”, apunta Rojas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En “La Eskina” no solo ‘parchan’ los malos

En Ibagué la explosión de este arte urbano se ha visto estigmatizado, pues como suele suceder este tipo de expresiones son tachadas de vandálicas, y en la mayoría de las ocasiones son confundidas con simples rayones en las paredes.

Este arte urbano, tiene un sin número de expresiones plásticas, que ayuda a los jóvenes a expresar diferentes ideas sobre asuntos ambientales, políticos, culturales y sociales. En el Sur de la ciudad, el movimiento urbano hip hop (que incluye el grafiti), se convirtió para muchos jóvenes en la posibilidad de dejar de ser invisibles.

La ‘Eskina del Barrio’ con k, surge en el año 2007, en los barrios del sur de la ciudad como una iniciativa de para mostrar que “el sur es un territorio de artistas y no de violencia, no solo donde ocurren todas las cosas malas, sino que es más los bueno que hay en el sur”, comenta Mauricio Rodríguez líder de la organización.

El nombre se da en homenaje a todos los jóvenes que “parchan” o que están en una esquina, “y que no siempre están haciendo cosas malas. Una esquina es un espacio donde pasan cosas buenas, donde se comparte, se moviliza gente, por eso el nombre”, añade Rodríguez.

El colectivo juvenil quiere cambiar la percepción del grafiti de un arte ilegal a uno legal, participativo, que movilice a la ciudadanía. El arte para transformar. “Se busca poder abrir un poco los ojos a la comunidad ibaguereña y a las administraciones sobre este tipo de iniciativas. La ciudad necesita articular este tipo de iniciativas a las actividades que se tienen proyectadas”, puntualizó Mauricio Rodríguez.