La Biblioteca Darío Echandía le gana espacio a Google

¿Qué cosas puede encontrar aquí y no en Google? Colecciones exclusivas, maletas de conocimiento, exposiciones son algunas de las cosas que puede encontrar.

Piezas_1024

El gigante informático Google se ha convertido en la herramienta más utilizada para realizar búsquedas de todo tipo, especialmente académicas. Por esta razón, muchas bibliotecas públicas ahora parecen haberse convertido en verdaderas casas del terror. Pocos las visitan.

En pleno centro de Ibagué, se encuentra la biblioteca Darío Echandía. Al entrar, se percibe un ambiente de calma, un silencio absoluto que solo se interrumpe con el saludo de la vigilante: “Buenos días, me permite ver la maleta”. Una mirada rápida al lugar, desde la entrada, deja ver el poco número de visitantes que se encuentran allí.

Me dirijo hacía la oficina del director, Javier Velazco. Me recibe con amabilidad. Le hago la primera pregunta: ¿Viene mucha gente a esta biblioteca?

“Siempre hay un número grande de visitas pero, se han reducido en un número importante con la explosión de la Internet (…) Sin embargo, tenemos varias estrategias para llamar la atención de nuestros visitantes, ahora tenemos Wi-Fi en cada una de las salas”, responde Javier.

Pero el WiFi no es la única estrategia. La Biblioteca cuenta con una colección de libros de más de 80 mil libros, que tiene disponibles para consultas en cada una de sus cuatro salas.

Un espacio para niños y jóvenes

Al bajar las escaleras, a mano izquierda me encuentro con la sala infantil. Mesas de colores, material didáctico, niños jugando, leyendo, escuchando y hablando, parece ser el jugar más lleno de la biblioteca.

En la sala infantil, hay una colección de más de 20 mil libros para niños y jóvenes. Tienen además una gran variedad de juegos didácticos con los que los niños pueden entretenerse mientras sus padres trabajan.

Tiene una programación especializada: los lunes son de cuento, los miércoles de origami, los viernes son de juego.

Lileth Hernández, encargada de la sala infantil, cuenta que muchos niños de los que asisten son hijos de vendedores ambulantes, de personas que viven o trabajan en el Centro de la ciudad.

Para ella la biblioteca, al menos con estos pequeños lectores, le gana espacio al gigante informático a través de todos los programas gratuitos que ofrecen para niños y jóvenes.

“Aquí les hacemos talleres de lectura de cuentos, origami, tarde de juegos, entre otro tipo de actividades, para que los niños se entusiasmen por la lectura y no pasen tanto tiempo sentados frente a una pantalla”, argumenta Lileth.

La biblioteca en el Colegio

En el mismo piso, en la sala de al lado está Julian Lozano, responsable de la colección de ‘maletas didácticas del Museo del Oro’, dice que en la biblioteca los profesores e instituciones también pueden encontrar material interactivo para sus clases.

Son 15 maletas con las que cuenta la biblioteca, cada una de ellas contiene réplicas de piezas de orfebrería y cerámita precolombina, además de pequeños fragmentos arqueológicos originales que pueden llegar a tener hasta 2.000 años de antigüedad.

Algunas de las réplicas también fueron elaboradas por las comunidades indígenas a las que pertenecieron. Por ejemplo, algunos objetos de la cultura de los indígenas del Cauca.

También, en las maletas se pueden encontrar afiches didácticos, juegos de mesa, rollos para impresión de pintura sobre el cuerpo.

El objetivo de estas maletas es que los estudiantes apredan sobre arte, medio ambiente, el cuerpo, literatura indígena y prensa, desde la visión de estos pueblos ancestrales.

Los docentes que quieran acceder a estas maletas pueden hacerlo de manera gratuita, tan sólo basta con llevar una carta firmada por el rector de la institución y hacer una pequeña inducción para saber como utilizar las cartillas y el material didáctico.

Los prestamos se hacen por dos semanas o hasta por 2 meses. Según cuenta Julian, se prestan más a colegios de otros municipios que a los mismos de la ciudad.

Si quiere saber que otros servicios ofrece la biblioteca, apague su computador, olvide a Google y emprenda su camino hacía este lugar. Con certeza, se encontrará con un mundo de conocimiento al alcance de su tacto.