No hay corrupción, sólo ‘extrañas’ coincidencias en Ibagué

Foto: Leonardo Gil

Foto: Leonardo Gil

Nadie es corrupto hasta que no se deje pillar bien el ‘chanchullo’. Esa parece ser la frase de los dirigentes locales. Aunque en virtud de la Constitución y el respeto a la dignidad, digamos que en Ibagué, no hay tal.

Ni el alcalde Luis H. Rodríguez ni su asesor Orlando Arciniegas son corruptos. Tampoco el exconcejal Oscar Berbeo y su esposa Angela Viviana Gómez , secretaria de Cultura. Mucho menos el huilense Jhon Esper Toledo, hoy candidato de la administración para continuar con esa cadena de coincidencias.

Digamos que a ellos les pasa eso de estar en el lugar equivocado, cuando se destapa un nuevo escándalo.

Una extraña coincidencia, pero sólo eso ‘coincidencia’. Porque de mala fe sería decir que son corruptos, cuando ni la procuradura Provincial se ha pronunciado – y tampoco lo hará, son mayores sus compromisos políticos y financieros -, sobre tantas anomalías encontradas en los contratos y actuaciones de la Administración Municipal.

Cuando aseguro que el Alcalde y su asesor Arciniegas están en el lugar equivocado – y no son corruptos-, es porque el proceso de las licitaciones de los Juegos Nacionales nos lo ha demostrado.

Extrañamente, el contrato por $37 mil millones se le asignó a un consorcio con una extraña formula: una poderosa compañía española, asociada con dos pequeñas empresas colombianas, y un representante legal experto en chatarra. Aunque digamos que eso es dinámica empresarial, nada para alertarse.

Pero lo que sí resulta coincidencialmente perturbador – no corrupto -, es que el joven emprendedor Oscar Berbeo (esposo de la secretaria de cultura) terminara vendiendo la empresa que tanto nos ha costado – perdón, le ha costado – construir, a un experto en chatarra y acarreos.

Me pregunto ¿De dónde saco Jorge Alexander Pérez (‘el experto en chatarra‘) $2 mil 200 millones para comprar una empresa, cuando sus contratos no pasaban de los $56 millones en Bogotá? Aunque bueno, sí tuvo un contrato de casi mil millones, pero resultó investigado por la Contraloría.

La historia no me termina de cuadrar. Uno no vende su empresa de buena voluntad, sabiendo que le va mejor si le vende el cemento. Berbeo es compadre de Luis H., y el chatarrero por sincronía del universo resultó haciendo negocios con el exconcejal. Y, como si fuera poco, el honorable abogado Arciniegas fue el asesor jurídico de ese contrato – que defendió como culebra asustada cuando medios locales denunciaron aparentes irregularidades -.

Aunque Arciniegas siempre posa de hombre ético, recto y de una formación académica indebatible, yo si me cuestiono eso. ¿Por qué un abogado que dice ser tan honesto y prestigioso – por azar de la vida o no – casi siempre es el asesor de contratos que terminan con numerosas irregularidades?

Peor aún, me pregunto por qué Luis H., invitaría a su equipo de asesores a este polémico abogado. ¿Será porque, como se rumora, Arciniegas “tuvo que ver” en la inhabilidad por 15 años que la  Procuraduría le interpuso al exalcalde ‘Cucho’ Botero? ¿Miedo del Alcalde Luis H. Rodríguez hacía Arciniegas?

Y es que para muchos, tantas piezas encajando en un mismo rompecabezas, da indicios de que el botón de ‘aleatorio’ dejó de funcionar, y la C – por error del “sistema” -, comenzó a juntarse con la O y la RR.

Seguramente, el botón se está averiando por efectos del agua del acueducto complementario. Porque allí también estuvo Arciniegas, como representante legal de Acualterno, el consorcio que debía ejecutar las obras de la bocatoma ubicada en Cocora-Coello, y resultó pidiendo más dinero del que inicialmente tenían proyectado. El asunto terminó en un Tribunal de Arbitramento, que todavía no se resuelve, y Arciniegas fue a dar a la Alcaldía como asesor, de los millonarios contratos de los Juegos Nacionales.

Una cadena de situaciones en las que Orlando Arciniegas aparece como personaje en común. Y claro, el Alcalde Luis H. al mejor estilo de Ernesto Samper, nada sabe, no se entera y todo ocurre a sus espaldas. ¿Corrupción? Juzguen ustedes.

Píldora: Lo único que no es coincidencia es la confesa simpatía de Luis H. y Arciniegas por la candidatura del huilense Jhon Esper Toledo, su mejor ficha en este rompecabezas, para “construir un mejor camino para la ciudá”, como dice Toledo.

PD: Siento haber abandonado a mis lectores por tanto tiempo, pero no me pierdan el hilo, seguiré escribiendo más frecuente.