patrimonio y herencia

madres de Soacha

cayeron las palabras
ante el ruido de las balas
callaron a un hombre que
ante el pueblo se armó de silencio

ríos de silencio, caudales de sangre
rojos y godos generaciones enterraron
uno tras otro, padres, hijos, madres y nietos
todos caían, pocos se salvaron

rojas épocas, hasta nuestros días llegaron
el país sucumbió entre ratas y lagartos
masacre, fosa, nadie y pobre

aquí los muertos son más baratos
por cada once, uno sube
y las madres, si vivir quieren, no lloren